Acercando la logopedia a la sociedad

 

¿Conoce la población verdaderamente la función de un logopeda?

Si buscamos en la bibliografía el origen de la logopedia, encontramos que las primeras publicaciones de ésta como ciencia, datan de principio del siglo XX, estando relacionadas sobre todo con las deficiencias auditivas y visuales, sin atender a otros problemas o alteraciones que afectaban al lenguaje. Con el paso de los años fueron aumentando las investigaciones y publicaciones sobre los trastornos del lenguaje, a la vez que el campo de actuación de estos profesionales se iba ampliando paulatinamente.

 

Sin embargo, a pesar de ser una profesión con más de 60 años de historia, en la actualidad sigue siendo una disciplina desconocida por gran parte de la población y por lo general se relaciona la función del logopeda con la etapa infantil. Pero, nada más lejos de la realidad. Tal y como refleja el Consejo General de Logopedas, la logopedia es una profesión sanitaria regulada y reconocida que se ocupa de la prevención, detección, evaluación, diagnóstico y tratamiento de todas las alteraciones de la comunicación y de las funciones orales no verbales, tanto en la población infantil como en la edad adulta. La logopedia abarca edades comprendidas desde el nacimiento hasta la vejez, y en un amplio campo de trabajo (Asociación de Logopedas de España, ALE).

 

Con respecto a los ámbitos en los que podemos encontrar un logopeda, podríamos dividir éstos en:

 

ÁMBITO ESCOLAR:

Equipos de asesoramiento psicopedagógico, escuelas infantiles, colegios privados. Aulas y centros de educación especial, institutos de educación secundaria, universidades y escuelas universitarias. Centros de investigación.

En este sentido, es importante destacar que en la escuela pública es la figura del Maestro en Audición y Lenguaje (AL) la que está presente, sin embargo, a pesar de que ésta y la logopedia son dos profesiones con una base común, no tienen la misma formación y por tanto no pueden igualarse los campos de actuación, siendo la logopedia una carrera sanitaria, con base clínica, y por tanto teniendo la competencia, a diferencia del AL, de intervenir en patologías clínicas como disfonías, alteraciones miofuncionales, etc.

ÁMBITO SANITARIO:

Hospitales, centros de salud, centros de rehabilitación, centros audio protésicos, centros privados, servicios neonatales, unidades de cuidados intensivos, centros de salud mental, centros socio sanitarios, hospitales de día, centros de atención temprana, centros de larga estancia, unidades de comatosos, servicios neurológicos, otorrinolaringológicos, etc.

 

Ahora bien, una vez especificados los lugares dónde podríamos encontrar la figura de este profesional, con el fin de acercar un poco más nuestra profesión a la población y romper con los mitos que nos rodean como: “el logopeda, el de la erre”, “el que enseña a hablar al niño…” pasaremos a realizar un recorrido por los campos de actuación más comunes en nuestro día a día:

Atención temprana (0-3 años)

  • Asesoramiento a las familias tras un diagnóstico prenatal que esté relacionado con la alimentación y/o comunicación (Fisura palatina, síndrome de down…)
  • Trastornos de alimentación: dificultades en la succión, alimentación por vía alternativa (sonda nasogástrica, gastrostomía…).
  • Síndromes con diagnóstico postnatal
  • Malformaciones (Cleft…).
  • Parálisis Cerebral Infantil.
  • Déficit auditivo (implante coclear, audífonos, LSE…)
  • Estimulación temprana sin presencia de patología alguna (atención, intención comunicativa, seguimiento ocular, coordinación motriz…).

Trastornos del lenguaje y la comunicación

  • Retraso del Habla (Dislalias).
  • Retraso del Lenguaje.
  • Disfemia o Tartamudez.
  • Déficit auditivo.
  • Trastorno del Espectro Autista (TEA).
  • Trastorno Específico del Lenguaje (TEL/Disfasia).
  • Sistemas Alternativos y Aumentativos de Comunicación (SAAC).
  • Patología vocal (Disfonías, Parálisis cordal, Cáncer de laringe…).
  • Disartria
  • Otros…

Dificultades de aprendizaje (lectura y escritura)

  • Mala adquisición o acceso al aprendizaje de la lectura y/o escritura con problemas de desarrollo lingüístico de base.
  • Dislexia
  • Disgrafía, Disortografía.
  • TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad).
  • Otros…

Trastornos de alimentación

  • Disfagia (infantil o adulta).
  • Alteraciones miofuncionales (respiración, succión, masticación y deglución).
  • Hipo/hiper sensibilidad oral.
  • Dificultades alimentarias / Hiperselectividad.
  • Alteraciones en la oclusión por interposición lingual, mala gestión del alimento.
  • Alteraciones en la ATM (articulación temporomandibular), bruxismo, dolor mandibular, desgaste de la dentición…

Edad adulta – Tercera edad

  • Estimulación como prevención de la propia degeneración por edad.
  • Enfermedades Neurodegenerativas (Parkinson, Alzheimer…).
  • Enfermedades Neuromusculares (ELA, Distrofias musculares…).
  • Daño cerebral adquirido (Afasias: Broca, Wernicke, Global…).
  • Parálisis Facial…

 

Como podemos observar, la logopedia va mucho más allá de errores articulatorios y una persona podría necesitar de nuestra intervención en cualquier etapa de su vida.

 

Ahora bien, la intervención de un logopeda en cada una de las patologías o trastornos mencionados, se verá potencialmente beneficiada si se trabaja en conjunto con otros profesionales, lo que se conoce actualmente como equipos multidisciplinares. Si alrededor de un mismo paciente trabajan diferentes profesionales, comunicados y coordinados entre sí, yendo todos en la misma dirección, el éxito de la terapia estará asegurado. Por ejemplo, en nuestro día a día, es común la coordinación con especialistas como: otorrinos, odontólogos, fisioterapeutas, nutricionistas, neurólogos, psicólogos, maestros, psicomotricistas, etc. Y, sin lugar a dudas, nuestra experiencia confirma que el trabajo en equipo es la receta perfecta para la evolución y mejora del paciente.

 

Asimismo queremos destacar que, aunque todos los logopedas podemos tratar todas estas patologías, se requiere de una formación específica en muchas de ellas como las alteraciones en la alimentación (succión, masticación, deglución…), ya que de no tenerla los pacientes pueden correr peligro. En nuestro centro contamos con logopedas con formaciones diversas y cada problema es derivado al profesional cualificado para llevar a cabo una intervención segura.

 


Yanira Cabrera Rodríguez

Logopeda del CLPMA

Especialista en Terapia miofuncional