Cómo conseguir una buena letra

 

¿QUÉ ENTENDEMOS POR CALIGRAFÍA?

 

La Real Academia Española (2001) define el término caligrafía como el “arte de escribir con letra bella y correctamente formada, según diferentes estilos”. También como el “conjunto de rasgos que caracterizan la escritura de una persona, un documento, etc.”.

Partiendo de esta idea debemos tener en cuenta diferentes aspectos para trabajar la caligrafía en edad escolar.

Cuando trabajamos con los niños y niñas en el comienzo del proceso de escritura, éstos deben aprender mediante el ensayo y la repetición de los movimientos, los rasgos característicos de la escritura a mano de cada una de las letras del alfabeto y números y signos con el fin de conseguir una letra legible y que les permita expresarse.

 

ASPECTOS A TENER EN CUENTA ANTE EL APRENDIZAJE DE LA ESCRITURA

 

Métodos de aprendizaje de la caligrafía. Antes de dar comienzo al aprendizaje de la caligrafía es recomendable realizar algunos ejercicios de preparación con el fin de:

  • Favorecer la musculatura de los dedos, manos, muñecas y brazos.
  • Favorecer el desarrollo sensorial.
  • Favorecer la orientación espacial.
  • Mantener una buena postura, posición y un uso correcto del utensilio con el que se trabaje.

Elección de un tipo de letra, sea ligada o no ligada.

Metodología a utilizar. Existen diferentes metodologías de enseñanza, siendo los más tradicionales los sintéticos, basándose en ejercicios visuales y el reconocimiento de las letras. Encontramos otros métodos como los analíticos o globales, buscando que la escritura tenga un significado para el niño/a, logrando que tenga así una letra legible, con medios apropiados a cada edad y con posibilidades motrices de cada niño.

 

Una vez trabajados y observados todos aquellos aspectos que debemos tener en cuenta en los primeros años de infantil, damos comienzo a la introducción de la escritura paso a paso según las pautas que se marcan a continuación.

 

FASES DE APRENDIZAJE DE LA ESCRITURA

 

1ª FASE. Reproducción de modelos o copia.

Esta fase tiene lugar alrededor de los 5 años de edad y trata de adquirir habilidades motrices de forma manual a través de la copia de trazos, letras, números, sílabas o palabras.

 

2ª FASE. Escritura al dictado.

Esta fase tiene lugar alrededor de los 6 años, cobrando importancia la audición y la visión. El niño/a debe ser capaz de reproducir lo que oye y pasarlo al papel, siendo necesario que el niño tenga una buena capacidad auditiva y conciencia fonológica, y que sea capaz de discriminar los sonidos, retener lo que ha escuchado, representar con letras y una buena motricidad fina para reproducir el modelo.

 

3ª FASE. Escritura libre o espontánea.

Esta fase tiene lugar al comienzo de primaria y va complicándose a medida que pasan los años. El niño escribe lo que está pensando e imaginando sin ayuda sonora. A medida que avanza realizará redacciones, exámenes y trabajos. Para alcanzar un buen nivel en este sentido, es necesario un buen desarrollo del lenguaje a la edad adecuada.

 

¿QUÉ DIFICULTADES PODEMOS ENCONTRAR EN LA ESCRITURA?

 

La escritura es un proceso muy complejo que exige un buen desarrollo de las habilidades y coordinación motrices, óculo motoras… Cada niño/a tiene su propio ritmo de aprendizaje que debemos respetarlo. Algunas de las dificultades que podemos encontrar en el proceso de aprendizaje pueden deberse a una alteración en:

 

Ámbito psicomotor:

  • Lateralización. Hasta los 6 años, la lateralidad no tiene por qué estar totalmente definida, y antes de aprender a escribir, es importante que el niño/a haya elegido una mano u otra. No debe forzarse nunca a que el niño use más una mano, pie… que otro. Este proceso debe hacerse libremente.
  • Motricidad estática y dinámica. No tener claro los movimientos que debe realizar con los brazos, manos o dedos. No tener definida la direccionalidad de los movimientos de izquierda a derecha, no controlar la presión que ejerce con los dedos o la presión de la mano y dedos…

 

Ámbito perceptivo:

  • Percepción auditiva. Presentar dificultades en la discriminación, integración y memoria auditiva.
  • Percepción visual. Presentar dificultades en la coordinación visomotora, discriminación figura-fondo y memoria visual.

 

Ámbito de pensamiento lógico:

  • Operaciones lógicas concretas. Mostrar dificultades en la conversión fonema-grafema, segmentación silábica o léxica y seriación, composición de sílabas, palabras o/y oraciones.
  • Estructuración espacial. Dificultades en la orientación.
  • Estructuración temporal. Dificultades en la estructuración gráfica y ordenación temporal.

 

Ámbito afectivo-emocional:

Presentar dificultades en su desarrollo personal y adaptación social. Las dificultades de Aprendizaje de la escritura se clasifican en:

  • Errores ortográficos (disortografías). Afectan a los errores de escritura y no a su trazado o grafía.
    • Ortografía natural. Sustituciones, inversiones, omisiones de letras, etc.
    • Ortografía visual. Confusión de fonemas.
  • Errores gráficos (disgrafías). Repercuten en la forma, tamaño o trazo de letras y números.
  • Errores para expresar ideas, pensamientos o sentimientos.

 

Diferencias entre la escritura con la mano derecha o izquierda

Una persona zurda es aquella que tiene preferencia a utilizar de forma destacada el lado izquierdo de su cuerpo, ya sea la mano o el pie. En relación a la escritura entre un niño zurdo y un niño diestro no existe diferencia alguna puesto que seguimos el mismo patrón, escribiendo de izquierda a derecha, trazando las mismas letras y de igual manera.

Es muy posible que el niño zurdo varíe su forma de coger las herramientas de escritura e invierta la mano al cogerlas. Ante esta situación, podemos hablar de dos causas que expliquen el cambio de sujetar el utensilio:

 

Como una forma de sujetar el bolígrafo, para evitar que la letra está muy junta y marcada, que los escritos hechos salgan con muchos borrones y que la escritura resulte de arrastrar la mano.

Como una manera de ver lo que se está escribiendo, ya que al escribir de izquierda a derecha, el zurdo tapa con su mano y no ve lo que escribe, por lo que la solución que encuentra en cambiar la forma y dirección de coger la herramienta a utilizar.

 

Que consejos podemos dar para mejorar la caligrafía.

 

Mantener una postura adecuada. Mantener una espalda recta, no acercar el papel a la cabeza, mantener ligeramente inclinado el cuaderno u hoja que debe estar sujeta por la mano que no se utiliza.

Realizar la pinza digital. Coger el utensilio a emplear de forma correcta, haciendo pinza con el dedo índice y pulgar y apoyarlo en el dedo corazón sin ejercer presión.

Las grafías debe realizarse con los giros correctos y enlazarlas.

Para obtener una mejor letra es necesario elegir el utensilio en la escritura que resulte más cómodo. Normalmente al inicio facilita que sean lápices triangulares.

Elegir el formato en que queremos escribir, ya sean pautas, cuadraditos, hoja en blanco, etc.

Realizar ejercicios que además de mejorar la caligrafía pueden resultar divertidos, practicando el movimiento, la presión de los dedos, la muñeca y el brazo dominante.

Dibujar utilizando diferentes texturas y tamaños en el espacio a dibujar.

Hacer malabares, rodar o lanzar pelotas.

Doblar calcetines.

Hacer pulsera o collares de cuentas, macarrones, etc.

 

Finalmente, lo mejor es que la caligrafía sea una actividad preparatoria que se realice en los primeros cursos de infantil (de manera lúdica y dinámica), y primaria, pudiendo proponerse como actividad de refuerzo con el fin de conseguir que un trazo determinado se integre.

Podemos mejorar su caligrafía con simples ejercicios fáciles de hacer y que no tienen por qué ser aburridos, buscando la forma más sencilla de hacer actividades que ejerciten los dedos, manos y brazos. Aprovechar actividades del día a día como separar granos de arroz y garbanzos con pinzas…

A medida que va pasando el tiempo, los malos hábitos son más difíciles de corregir, aunque no imposible, pero en estos casos es necesario que el chico o chica adolescentes quiera corregir sus errores, sabiendo que debe colaborar realizando las tareas específicas que se propongan, que no serán tan divertidas como en los primeros años.

 

Recuerda que: “Como para casi todo, la etapa de infantil es la mejor para jugar y lograr movimientos precisos a nivel de dedo, mano, brazo…A medida que pasa el tiempo, es más complejo de corregir. Juega en casa con tus hijos e hijas”.


María Alonso Fornieles

Logopeda del CLPMA