Cuando tu niño tiene Parálisis Cerebral Infantil

Los principios…

Es muy probable que vuestro hijo todavía sea un bebé cuando se le diagnostique Parálisis Cerebral Infantil (PCI). Esta noticia para una familia  siempre es inesperada y abre el abanico de emociones como: miedo, rabia, ira, culpabilidad, soledad…Esta situación impactante no os ayuda a entender lo que ha pasado con vuestro hijo cuando los médicos intentan explicaros la situación y lo que es y conlleva realmente la PCI…

Cada familia reacciona de manera diferente ante la noticia de que su hijo o hija tiene PCI, por lo que, cada uno le hará frente de una forma distinta. Algunos padres prefieren estar solos una temporada. Otros se apoyan en la familia. Otros buscan apoyo e información en profesionales.

Entonces…¿Qué es la Parálisis Cerebral Infantil?

Es un grupo de trastornos permanentes del desarrollo del movimiento y de la postura, que aparece en la infancia debido a una lesión no progresiva en el cerebro antes de que su desarrollo y crecimiento sean completos. La lesión ocurre durante del proceso de maduración del cerebro. El daño cerebral no empeora y afecta a cada persona de manera diferente.

Se debe a diferentes causas que pueden suceder desde el embarazo hasta aproximadamente los tres primeros años de la vida;

Prenatales (Infecciones intrauterinas, las intoxicaciones, diabetes materna, malformación del SNC…),

Perinatales (la anoxia – afectación cerebral debido a una falta de oxígeno, la prematuridad, los traumatismos mecánicos del parto y el desprendimiento placentario prematuro),

Postnatales (las encefalitis y meningitis, problemas metabólicos, lesiones traumáticas…).

Tipos de Parálisis Cerebral Infantil:

– Según las partes del cuerpo afectadas (topografía) se clasifica en:

Cuadriplejía (afectación de los miembros superiores e inferiores y frecuentemente el eje del cuerpo (cabeza y tronco)),

Diplejía (afecta a las cuatro extremidades, pero sobre todo a los miembros inferiores donde se puede observar mayor afectación),

Hemiplejía (afectación de un hemicuerpo).

Monoplejía (Presupone la afectación de un solo miembro).

– Según la calidad del tono se puede observar en el niño:

Espasticidad o hipertonía, donde el tono muscular es aumentado, sobre todo en los miembros superiores e inferiores, hay limitación de los movimientos voluntarios, siendo estos rígidos y lentos.

Atetosis con fluctuación del tono: el niño tiene problemas con el control postural y coordinación de los movimientos, los cuales pueden ser lentos, bruscos e involuntarios.

Ataxia con la afectación en el equilibrio y la postura estática.

Hipotonía o flacidez, el tono es más bajo de lo normal, el niño no tiene capacidad para moverse.

Hay que tener presente, que la PCI, además de que afecta a la motricidad y la postura, con frecuencia puede venir acompañado de trastornos que estorben el desarrollo psicomotor de la persona, como pueden ser:

Sensoriales,

Cognitivos,

De la comunicación,

De la alimentación,

Perceptivos,

De conducta y emocionales,

Ortopédicos,

Otros problemas como: infecciones respiratorias, trastornos del sueño o por epilepsia…

¿Cómo actuar ante la parálisis cerebral?

Es muy importante comenzar el tratamiento lo antes posible, dada la capacidad que tiene el cerebro para readaptarse a los diferentes cambios funcionales y estructurales tras un daño cerebral. Además, vuestro hijo va a necesitar una valoración y atención integral, para eso es imprescindible un equipo multidisciplinario:

Neuropediatra,

Pediatra de atención primaria,

Ortopeda,

Fisioterapeuta,

Logopeda,

Terapeuta ocupacional,

Psicólogo,

Trabajador social…

La cooperación de los padres es importante para ayudar al niño o niña a desarrollar su máximo potencial, por lo que es recomendable que estén informados sobre las terapias que recibe su niño/niña y estén presentes durante la sesión de tratamiento para aprender aspectos relacionados con el control postural, el manejo en el vestir, actividades de juego, alimentación, conducta, aprendizaje…, así como para plantear sus dudas durante la intervención del profesional.

Todo ello sea para mejorar la calidad de vida de tu niño; los tratamientos que le ayuden a mejorar su motricidad y deambulación, que estimulen su desarrollo intelectual y emocional, que le permitan desarrollar el mejor nivel de aprendizaje y comunicación posible, que favorezcan su relación social y que prevengan la aparición de los posibles trastornos asociados.

¿Se puede tratar la Parálisis Cerebral?

Actualmente la PCI no tiene curación, pero los niños que la padecen pueden mejorar sus capacidades si reciben el tratamiento adecuado lo más tempranamente posible. Siempre que estén aplicados por profesionales cualificados podrán ser efectivos. Existen diferentes técnicas y enfoques en el tratamiento de la Parálisis Cerebral. El tratamiento se irá cambiando según vaya creciendo y evolucionando el niño o niña.

Los niños y niñas con PCI tienen las mismas necesidades básicas que otros pequeños. Vuestro hijo las posee. Necesitan sentir y dar afecto, sentirse seguros, divertirse, recibir estímulos y tener oportunidades para aprender cosas del mundo que les rodea. Como los demás, ellos también irán conformando su personalidad con el paso de los años y con sus propias experiencias.


Monika Bania (Col.: 2132)
Fisioterapeuta especialista en técnicas de rehabilitación para pacientes neurológicos.
Formada en Concepto Bobath Infantil.
Fisioterapeuta del Equipo CLPMA e ICTUS Tenerife.