Estimulación en mayores sanos: una necesidad

Cada vez es más frecuente que las personas pertenecientes a la tercera edad acudan a rehabilitación por haber sufrido algún tipo de alteración neurológica, ya que de ello depende una mejor y más rápida recuperación de las funciones afectadas.

 

Igualmente, se suele recomendar a nuestros abuelos que realicen actividades físicas apropiadas a su edad y condición física para no perder la movilidad ni la fuerza, es decir, para mantener los músculos activos y con ello evitar un rápido deterioro de los mismos. Sin embargo, nos olvidamos de uno de los músculos más importantes del cuerpo: el cerebro.

 

Tras tantos años de experiencia en nuestro centro, consideramos de vital importancia llevar a cabo actividades de la vida diaria que nos permitan trabajar las funciones ejecutivas para mantener nuestro cerebro en plena forma. A continuación les detallamos algunos ejemplos:

 

 Realizar cálculos matemáticos sencillos para calcular los gastos del mes, pagar la compra que nos ha realizado algún familiar,….

 Jugar al parchís, ajedrez, a las cartas,…

 Dejar notas a nuestros familiares con recados.

 Hacer crucigramas, sopas de letras, sudokus,……

 Llevar a cabo un plato con una receta de algún libro o revista.

 Coser, trabajar la madera, arreglar cosas, pintar, etc.

 Salir de excursión por el monte para trabajar la orientación.

 Organizar comidas o excursiones con amigos o familiares.

 Memorizar canciones, cantar en karaoke,…

 

Es importante tener en cuenta que los intereses de nuestros mayores influirán mucho en la realización de las actividades, por lo que siempre es importante tenerlos en cuenta y adaptarlas Al momento en que se encuentran, pues no es lo mismo tener 60 que 80 años.

 

De la misma manera, debemos recordar que la profesión que haya realizado cada persona a lo largo de su vida también influirá en sus intereses y habilidades, y que de ello dependerá también el desarrollo cognitivo alcanzado. Por ello, debemos reforzar todas las áreas posibles (memoria, atención visual, atención auditiva, razonamiento, comprensión auditiva, comprensión lectora,..) para favorecer un buen estado neurológico que les permita desenvolverse en las actividades de la vida diaria de manera autónoma el mayor tiempo posible.

 

Y RECUERDA: ¡MEJOREMOS LA CALIDAD DE VIDA DE NUESTROS MAYORES. NO ESPEREMOS A QUE LLEGUE EL DETERIORO. LA PREVENCIÓN ES LA MEJOR MEDICINA!

 


 

Miriam Martín Arteaga

Logopeda – Especialista del C.L.P.M.A.