Importancia de la implicación de las familias en el tratamiento logopédico. Funcionamiento de los centros

 

Nuestra labor como logopedas, como bien se ha explicado en otras ocasiones, es la prevención, evaluación, diagnóstico e intervención de las alteraciones de la comunicación, del lenguaje, el habla y la voz, la audición y las funciones orales implicadas en estos procesos (respiración, masticación y deglución)…

Nuestro campo de intervención comprende diferentes edades que van desde las etapas de atención temprana hasta la tercera edad, y la intervención con cada uno debe ser individualizada y personalizada en función de sus dificultades y necesidades.

A pesar de las múltiples diferencias que pueden existir con cada paciente, todos y cada uno de ellos, tienen un importante aspecto en común: “El trabajo con los familiares más cercanos y la implicación de estos en la intervención, garantiza el éxito en la evolución del paciente”.

Por esto, en nuestros centros damos gran importancia el trabajo conjunto. La familia es integrada en el tratamiento desde el primer día, participando en las sesiones, trabajando directamente con ellos y recibiendo asesoramiento sobre cualquier duda que les surja sobre lo que ocurre en el día a día con sus familiares. El feedback entre terapeuta y familia facilita saber si los objetivos que se trabajan en sesión, se están generalizando a otros contextos o no, y en qué grado.

Como logopedas debemos ponernos en lugar de los familiares, ya que en muchas ocasiones presentan alguna situación difícil y necesitan simplemente que le escuchemos y aconsejemos. Pero también es necesario aportar pautas y recomendaciones que deberán aplicar de forma constante con el fin de que la evolución del familiar sea efectiva.

 

Para eso es importante:

El contacto directo de la familia en las sesiones

  • Tener un contacto directo con los familiares participando y observando en las sesiones siempre que lo consideremos oportuno.
  • Informarlos y enseñarlos cómo deben trabajar en casa, con el fin de seguir integrando los aspectos que se han trabajado.
  • En el caso de que estemos trabajando estimulación del lenguaje con los más pequeños, o algún trastorno de alimentación, los padres deben participar en el trabajo que realizamos incluso ser ellos lo que trabajen con su hijo, puesto que en muchas ocasiones los avances logrados con nosotros no se generalizan en casa.
  • El trabajo con los padres dentro de la sesión nos da muchas pista de cómo lo pueden estar haciendo en casa, por lo tanto hay que corregir y aconsejar cualquier actuación que consideremos inadecuada.

 Dotarles de pautas y consejos específicos teniendo en cuenta las dificultades que pueda presentar (Disfemia, Patología Vocal, Afasias, Disfagia, control de reflujo, atención temprana,…)

  • En muchas ocasiones los familiares no saben cómo actuar ante determinadas dificultades o trastornos. Por esto, en nuestros centros se han elaborado a lo largo de muchos años de experiencia una serie de pautas específicas para cada trastorno que pueden ayudar a una mejor actuación en casa, y que además son personificadas según cada caso.
  • El asesoramiento no sólo se lleva a cabo con las familias, sino con todos aquellos profesionales que intervienen en el desarrollo del paciente: profesorado, otros especialistas, médicos…

Reuniones de coordinación

  • Siempre que sea necesario, o que los familiares lo requieran se realizaran reuniones con la directora y/o logopedas con el fin de solventar cualquier duda o aportar la información que sea necesaria en este caso sin que el paciente esté presente.

Derivación a especialistas

  • Tan importante es tratar de manera global al paciente y asesorar en la rehabilitación a sus familiares, como derivar a otros especialistas cuando lo consideramos oportuno, ya sea profesionales dentro o fuera del equipo (médicos, neuropsicólogos, psiquiatras…)

Apoyo psicológico

  • Nuestro equipo cuenta con especialistas que se encargan de realizar un tratamiento individualizado a padres y/o a hijos con el fin de establecer normas, pautas, estrategias… cuando la situación lo requiera, ya que en muchas ocasiones los padres no saben cómo actuar, o qué deben hacer ante ciertas conductas o comportamientos de sus hijos, y aunque entran muchas veces a las terapias de sus hijos e hijas con nosotros, necesitan asesoramiento específico.
  • Cuándo reforzar, cuándo retirar el refuerzo.., qué tareas y objetivos pueden hacer en casa para fomentar la responsabilidad y autonomía…,son claves fundamentales para mejorar en todos los contextos de su vida cotidiana.

 

Por esto, una de las claves para que nuestro trabajo tenga los mejores resultados y logremos alcanzar con éxito los objetivos propuestos para cada paciente, debemos captar, motivar e implicar a los familiares en el tratamiento. Son ellos los verdaderos terapeutas.

 


Gema Yurena Torres Palenzuela

Logopeda especialista del CLPMA