Los Sistemas Alternativos y Aumentativos de Comunicación

QUÉ SON Y PARA QUÉ SE UTILIZAN LOS SISTEMAS ALTERNATIVOS Y AUMENTATIVOS DE COMUNICACIÓN

 

Como todos sabemos, el lenguaje oral es generalmente la forma de comunicación más utilizada por el ser humano, sin embargo, existen diversas patologías que pueden afectar directamente a la expresión oral (completa o parcialmente). Para ello, afortunadamente, existen formas de comunicación Alternativas o Aumentativas (CAA) que ayudan a muchas personas a comunicarse y a ganar una mayor calidad de vida.

 

Comenzaremos por definir ambos conceptos:

Los Sistemas Alternativos o Aumentativos de Comunicación (SAAC) son formas de expresión distintas al lenguaje hablado, que tienen como objetivo aumentar (aumentativos) y/o compensar (alternativos) las dificultades de comunicación y lenguaje de muchas personas con diversidad funcional.

 

La comunicación y el lenguaje son esenciales para todo ser humano, para relacionarse con los demás, para aprender, para disfrutar y para participar en la sociedad. Gracias a estos sistemas, no deben verse frenados a causa de las dificultades presentes en el lenguaje oral. Por esta razón, todas la personas que por cualquier causa no ha adquirido o han perdido un nivel de habla suficiente para una comunicación eficaz, necesitan usar un SAAC.

 

Entre los usuarios que en muchas ocasiones requieren el uso de un SAAC podemos encontrar:

 

Paciente con Parálisis Cerebral (PC)

Discapacidad Intelectual

Trastorno del Espectro del Autismo

Enfermedades neurológicas

Distrofias Musculares

Traumatismos Cráneo-encefálicos

Afasias

Pluridiscapacidades de tipologías diversas…

 

La Comunicación Alternativa o Aumentativa (CAA), puede ser introducida a edades tempranas, tan pronto como se observan dificultades en el desarrollo del lenguaje oral, o poco después de haber sufrido cualquier accidente o enfermedad que haya provocado su deterioro.

¿Qué recursos podemos utilizar?

La Comunicación Aumentativa y Alternativa incluye diversos sistemas de símbolos, tanto gráficos (fotografías, dibujos, pictogramas, palabras o letras) como gestuales (mímica, gestos o signos manuales); en el caso de los primeros, se requiere también el uso de productos de apoyo. Los diversos sistemas de símbolos se adaptan a las necesidades de personas con edades y habilidades motrices, cognitivas y lingüísticas muy dispares.

 

Los productos de apoyo para la comunicación incluyen:

Recursos Tecnológicos (comunicadores de habla artificial para ordenadores, tablets…)

Recursos no Tecnológicos (Tableros o libros de comunicación

 

 

 

Existen diversos recursos TICS de fácil acceso y gratuitos tanto para la utilización de los profesionales como para las familias. Entre ellos, podemos destacar algunos bastante funcionales y de fácil utilización como:

 

Dictapicto: Permite pasar un mensaje de voz o escrito a imágenes de forma inmediata.

Pictoagenda: Tablero de comunicación de fácil creación con pictogramas para crear agendas visuales y secuencias.

SAAC-DROID lite: “Comunicador” en el que aprecen las palabras por categorías, todo lo que va pulsando el usuario lo verbaliza.

Let Me Talk: “Comunicador” que va verbalizando lo que el usuario va pulsando y permite reproducir la frase final. Se pueden quitar y añadir fotos reales y pictogramas, así como modificar el nombre que queremos que represente a la imagen.

 

 

Éstos son sólo una muestra de la infinidad de materiales y opciones que podemos utilizar para facilitar la comunicación en el trabajo diario con nuestros usuarios.

Para ir finalizando, debemos destacar la importancia de que el éxito de la intervención con los SAAC no son sólo los sistemas y productos de apoyo, lo verdaderamente importante es el proceso de educación, habilitación y asesoramiento que debe acompañarlos.

El proceso de intervención debe empezar por una evaluación de las capacidades, habilidades necesidades y deseos de la persona, así como las características, apoyos, demandas y restricciones de su entorno.

La habilitación y enseñanza deben dirigirse tanto a la persona como a su entorno, incluyendo todos los contextos en los que participa o desea participar, así como todas las personas significativas de estos contextos (profesionales, familiares, amigos…).

 

“Cuando se abre la puerta de la comunicación sea cual sea la forma, todo es posible”


Yaiza Martín Abreu
Logopeda especialista del CLPMA