Terapias con animales

TERAPIAS CON ANIMALES.

A los amantes de los animales no nos cabe ninguna duda de la importancia que éstos tienen en el trabajo con los chicos, especialmente con aquellos que más problemas tienen. Pero por otro lado están aquellas personas que se plantean si realmente hay o no resultados cuando se trabaja la estimulación aprovechando a nuestros pequeños peludos.

Afortunadamente cada día hay más estudios que demuestran claramente que los resultados de las terapias cuando se hacen en contextos naturales controlados con animales, normalmente entrenados para ello, son increíblemente positivos. El hecho de que un niño con autismo (TEA) tenga la intención de acercarse a un caballo, que un niño con parálisis cerebral nos regale su gran sonrisa o haga cualquier nuevo movimiento cuando entra en contacto con un perro… cualquier animal es bueno para estimular, pero estos animales recuerden que deben de ser tan queridos y cuidados como nuestros pequeños. No son una herramienta de trabajo como un cuaderno o una pantalla de ordenador, son seres vivos que sienten cuando son queridos y cuando no, por eso, desde nuestro centro les animamos a probar terapias asistidas que hay muchas afortunadamente en nuestras islas. Contamos con terapias con caballos, perros e incluso delfines, en distintos puntos de la isla.

Algunos de nuestros chicos llevan tiempo acudiendo y hay que ver cómo se regula la conducta, cómo mejoran las funciones ejecutivas (atención, memoria…).

Pero es muy importante que se seleccione el animal apropiado para cada niño o niña y sobretodo, si se decide tener en casa, adecuado a la familia, pues no todos disponen del tiempo necesario y la economía para tenerlos en las condiciones idóneas. En estos casos es mejor acudir a centros especializados que determinen qué animal es recomendable y si no se puede tener en casa, llevar a cabo la terapia en centros especializados.

Por otro lado, hay que tener en cuenta no sólo los pros, sino también los contras:

  • Los animales tienen una vida relativamente corta, por lo que la pérdida es un mal trago para todos, especialmente para los peques que han creado un vínculo tan especial con él.
  • A medida que envejecen requieren unos cuidados y una vida más tranquila, que evidentemente no entienden muchos de nuestros pequeños. No podemos forzar a que un animal anciano siga el ritmo de un peque en crecimiento.
  • Hay que ser muy riguroso con la higiene y las medidas sanitarias (vacunas, baños…), y para eso no sólo hace falta dinero sino tiempo y dedicación.

Nuestro equipo tiene claro que la terapia asistida con animales es mejor, pero siempre como debe ser. Te animamos a que busques resultados de los últimos estudios y te animes a adoptar a uno.

“DEFENDEMOS LA TERAPIA ASISTIDA CON ANIMALES SIEMPRE QUE SE HAGA CÓMO DEBE SER. UN ANIMAL NO ES UN OBJETO”.

 


Mª Macarena Álvarez Hernández
Logopeda – Psicóloga – Maestra
Directora del CLPMA y del C. ICTUS TENERIFE
Col. T-3210