EL USO DE LA CHUPA Y SU RELACIÓN CON EL DESARROLLO DEL LENGUAJE

Cada día más familias acuden a nuestros centros solicitando valoración por problemas en el lenguaje, y cada día más son los pacientes que presentan errores articulatorios por presentar un mal hábito a la hora usar correctamente los órganos que participan en el habla.

A veces nos encontramos con:

Retrasos del Habla (muchos errores articulatorios no adecuados para la edad)

Disfonías (comúnmente llamadas ronqueras, por respirar por la boca al no poderla cerrar por la malformación o por adenoides que impiden respirar correctamente).

Malformaciones en la arcada dentaria (dientes separados entre los que se ve la lengua que empuja cada vez que traga)…

Al hacer el historial clínico de muchos de estos pacientes, un alto porcentaje de ellos han usado chupa y/o biberón hasta avanzada edad y, en otros casos, aunque se retiraron a tiempo, se ha mantenido un mal hábito deglutorio por una mala elección del tipo de tetina, que ha provocado estos errores en el habla o malformaciones. Otras veces incluso llegan adolescentes a los que ya se les ha retirado la ortodoncia, que tras acudir a la revisión con su ortodoncista, éste ha detectado que los dientes se estaban volviendo a colocar mal y nos los remiten para corregir la deglución atípica.

Uso de la chupa

¿Por qué sucede esto?

Cuando un niño nace, su reflejo de succión permite que se alimente de manera adecuada del pecho materno o del biberón. Al escoger el tipo de tetina, las familias no son conscientes de la importancia de dicha elección. Escoger mal podrá provocar no sólo errores al hablar sino lo que llamamos mordidas abiertas, donde la arcada dentaria se va abriendo y el niño – niña no puede cerrar los dientes, a la vez que su lengua en ocasiones se mantiene en medio de los dientes fomentando esa abertura. Esto hace a su vez que la lengua pierda su tono y movilidad adecuados y, como pueden imaginar todo esto es una cadena que conlleva la colocación de ortodoncia, sin que los resultados de la misma se mantengan en el tiempo.

No estamos en contra del uso de chupa, ya que tiene muchas funciones como calmar cuando está nervioso el bebé o cuando le salen los primeros dientes; fomenta que el músculo que permite mover correctamente los labios tenga tono correcto…, sin embargo, tal y como se hace con el uso del pañal, también para la retirada de la chupa hay una edad. Recomendamos retirar la chupa a partir del primer año de vida y, durante el tiempo que la use que sea en forma de gota, ya que es la que permite que la lengua esté en reposo y degluta correctamente, así como el desarrollo muscular adecuado que favorezca la correcta articulación al hablar.

¿Qué recomendamos?

Como siempre nuestra filosofía es prevenir, y para ello debemos tener en cuenta:

Que el tipo de tetina de chupa y biberón sea en forma de gota.

Retirar la chupa entorno al año.

Corregir el mal hábito deglutorio antes de colocar ortodoncia, con el fin de evitar tener que volver a colocarla más adelante.

Acudir al logopeda cuando se detecten dificultades articulatorias que pueden afianzarse en el tiempo y que, serán más difíciles de corregir cuanto más tiempo pase.


Mª Macarena Álvarez Hernández

(Psicóloga – Logopeda – Maestra)