30 de mayo Día Mundial de la Esclerosis Múltiple (EM)



La EM es una de las enfermedades más comunes del sistema nervioso central. Hoy en día, a nivel mundial, la padecen más de 2 millones de personas. Está provocada por un daño en la mielina que cubre los nervios conductores de los impulsos eléctricos desde el cerebro a las distintas partes del cuerpo y viceversa.

Varios son los síntomas: fatiga, problemas de memoria, hormigueo, inestabilidad, debilidad en las extremidades… No hay cura a día de hoy, a pesar de los estudios experimentales. Lo que si es cierto, es la importancia de una intervención preventiva desde el momento en que se diagnostica, pues conocemos la evolución, y todo lo que conlleve frenar su avance, mejorará la calidad de vida del paciente durante su evolución.

El diagnóstico se suele hacer entorno a los 30 – 40 años, aunque hay casos en los que se diagnostica a temprana edad, debido a las consecuencias importantes de alguno de los brotes que estas personas sufren.

La función del logopeda es importantísima, ya que favorece la comunicación e interviene o previene las dificultades en la función deglutoria que aparecen más tarde o más temprano.

Cuando una persona con EM ve mermada su capacidad para comunicarse de manera efectiva, la parte emocional claramente se ve afectada y todo lo que ello conlleva. Por ello que el objetivo debe ser en todo momento mejorar la calidad de vida, aumentando la funcionalidad de la expresión oral (articulación, inteligibilidad del habla, coordinación fonorrespitaroria…).

Los principales aspectos en los que tenemos que prestar especial hincapié son:

Recuperar aquello que se ha perdido, siempre que sea posible.

Desarrollar al máximo las funciones que persiten.

Compensar las más deterioradas con las menos.

Recuperar las cualidades vocales y la inteligibilidad del habla.

Mejorar la coordinación fonorrespiratoria.

Mantener las habilidades comunicativas.

Mejorar la capacidad comunicativa.

Favorecer la seguridad del paciente a la hora de realizar las habilidades sociales.

Asesorar a la familia sobre cómo ayudar en todo momento al paciente de EM, conociendo el estado en el que encuentra.

La coordinación entre profesionales como ocurre en la mayor parte de las patologías, es fundamental. El trabajo conjunto entre fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, psicólogo, logopeda…, y familia es imprescindible para obtener los mejores resultados de intervención.

Muchas personas confunden la Esclerosis Múltiple con la Esclerosis Lateral Amiotrófica, y aunque comparten muchas características (problemas de comunicación, dificultades motoras, problemas en la función deglutoria…), la edad media de diagnóstico, la prevalencia.., es diferente. En otro artículo entraremos más en detalle.

Recuerda: “comenzar el tratamiento preventivo desde el momento en que se establece el diagnóstico, es fundamental para el control de los factores que hacen que la enfermedad avance más rápidamente”.


Mª Macarena Álvarez Hdez.

Directora del CLPMA

(Logopeda-Psicóloga-Maestra)