Acoso escolar…un mal de muchos

El 2 de Mayo se celebra el día mundial contra el Acoso Escolar! Es muy triste leer esto. Creo que es algo que nunca debería celebrarse simplemente porque nunca debería haber un niño o niña que sufra. La infancia es la etapa más importante para el crecimiento y madurez, y cuando nos encontramos con problemas de este tipo, sabemos que a la larga si no se toman medidas a tiempo, tendrán consecuencias futuras.

El acoso escolar se considera un problema de Salud Pública (OMS,2010). Literalmente indican que es un importante problema de salud pública que exige tiempo y atención por parte de profesionales sanitarios, responsables políticos y familias. Este problema psicosocial cada vez es más visible, pero no se atiende lo suficiente y las medidas son insuficientes también.

Se considera acoso cuando una persona expone de forma repetida a otra a agresiones físicas y/o emocionales (burlas, insultos, amenazas, novatadas, exclusión social…)

Hay documentación suficiente que demuestra que desgraciadamente se da en todas los países del mundo y va en aumento. Posiblemente el hecho de hablar más de ello, conlleva que sepamos de más casos que antes se callaban. En cualquier caso, no debemos consentir que ni un solo niño o niña sufra este mal.

Aunque pasan muchísimo tiempo en el colegio, es importante observar en casa a nuestros hijos y ante cualquier cambio, actuar: dejar de comer, bajar de peso, tener pesadillas, no querer ir al colegio, quejarse mucho de dolor de cabeza o estómago indicando que por ello no puede ir a clase, dejar de compartir fuera de horario escolar actividades que antes sí hacía con sus compañeros y compañeras (ir al cine, dar un paseo…). Poco a poco todo ello conlleva el aislamiento social que les afecta.

La confianza de la familia con sus hijos e hijas es fundamental para poder ayudarlos. Pero… ¿qué ocurre con la otra parte? Personalmente creo que todos conocemos más o menos a nuestros hijos e hijas. Sabemos si son líderes, si son sumisos, si tienen iniciativa o por el contrario se dejan llevar… No podemos permitir bajo ningún concepto que sufran acoso, pero por supuestísimo tampoco podemos permitir que sean acosadores…

Hay que contar con los especialistas de los centros educativos y si fuera necesario con profesionales externos que están cualificados para valorar y tratar estos problemas, aportando a los chicos y chicas herramientas para mejorar su seguridad y autoestima, algo fundamental para evitar mermar su autoconcepto y autoconfianza. Por el contrario, con los acosadores también hay que trabajar la empatía, el autoconcepto… porque aunque parezca que son chicos y chicas con mucha seguridad en sí mismos, no es así. Precisamente se apoyan en generar miedo al otro para hacerse más fuertes, pero no porque se consideren los mejores sino porque en muchas ocasiones, tienen una realidad que les hace ser así…

OBSERVAR EN CASA ES FUNDAMENTAL. HABLAR CON NUESTROS HIJOS E HIJAS Y ESCUCHARLOS CON EL CORAZÓN PARA DETECTAR A TIEMPO QUÉ ESTÁ PASANDO.


Mª Macarena Álvarez Hdez.

(Logopeda-Psicóloga-Maestra)
Directora del C.L.P.M.A.

Col.:T-3210