¿Cómo afecta un Déficit de Integración Sensorial en el habla y proceso de comunicación? – parte II –

Como comentábamos anteriormente, en esta segunda parte abordaremos la relación entre los sistemas sensoriales y la compresión y producción del lenguaje. Debemos tener en cuenta que estos dos procesos no presentan sistemas sensoriales exclusivos para cada uno de ellos, sino que hay sistemas que intervienen en ambos. 

SISTEMAS QUE AFECTAN A LA COMPRENSIÓN DEL LENGUAJE

El sistema que más relación tiene con la comprensión es el Vestibular. Se localiza en el oído interno y una de sus funciones fundamentales es la de permitir la coordinación de los movimientos ojo-cabeza, al igual que permitir el desarrollo del tono muscular. Este sistema se considera el organizador principal de las sensaciones de todos los demás canales o sistemas sensoriales. Esto contribuye además de a la adquisición de palabras, a su comprensión. Un mal funcionamiento en este sistema puede generar un retraso en el habla y en la correcta adquisición del lenguaje.

También participan el sistema Límbico y el Visual. El sistema Límbico participa en la memoria y en el aprendizaje. También regula los aspectos emocionales y motivacionales de la conducta. Cuando este sistema falla, da lugar a que se ignoren o sobre registren los estímulos, afectando principalmente a las tareas de comprensión del lenguaje.

Por otro lado, el sistema Visual está vinculado a la comprensión debido a que la mayor parte de la información del mundo exterior es recogida por este sistema. Este sistema planifica y lleva a cabo el correcto desarrollo motor necesario para la comprensión del lenguaje. Además también es clave en los procesos de aprendizaje y construcción del lenguaje.

Una mala acción por parte de estos sistemas dará lugar a alteraciones en la comprensión del leguaje. Estas dificultades también conllevan otras asociadas como:

  • Dificultades para recordar palabras y sonidos similares (pino-lino).
  • Dificultades para dirigirse a la fuente de sonido.
  • Dificultades para centrarse en reconocer un sonido específico en presencia de ruido de fondo.
  • Dificultades para reconocer el juego, la categorización de colores, texturas, formas y tamaños.
  • Dificultades para percibir la profundidad, distancia, ubicación de los límites y el espacio entre objetos.

SISTEMAS QUE AFECTAN A LA PRODUCCIÓN DEL LENGUAJE

En la producción del lenguaje es necesaria la integración de la información visual junto con la auditiva, además de la información perceptiva generada por la actividad motora del sistema fono-articulador (integración auditivo-visual-motora).

Si se produce una alteración en el sistema Propioceptivo puede conllevar a dificultades como torpeza, desconocimiento de la posición corporal o dificultades a la hora de manejar objetos pequeños. Es decir, se generará una alteración en la Praxis, que se conoce como la habilidad para conceptualizar acciones, comprometerse con el planteamiento motor y ejecutar tareas motoras. Estas habilidades están directamente relacionadas con el buen desarrollo perceptual y lingüístico.

El sistema Auditivo es el sistema con mayor relevancia para la correcta adquisición del lenguaje. La información auditiva presenta un papel fundamental desde muy temprana edad ya que permite la discriminación de los elementos del ambiente, pudiendo afectar a la expresión del lenguaje.

Por otro lado, la información visual también juega un papel importante. Esta información proporciona la correspondencia del lenguaje en imágenes y la comprensión de palabras, además de la interpretación e imitación del componente de gesticulación.

Un claro ejemplo de la integración entre estos sistemas sensoriales se da en los bebés. Utilizan la información visual obtenida a partir de los patrones de fonación producidos por los interlocutores (cuando ven a los demás hablar) y la información propioceptiva, para repetir esos patrones. Siempre en conjunto con la información auditiva, que les permite escuchar los sonidos que se están emitiendo y relacionarlos con los movimientos.

PAPEL DEL LOGOPEDA EN UN DÉFICIT DE INTEGRACIÓN SENSORIAL

Por lo general, el profesional que se suele relacionar con un Déficit de Integración Sensorial es el terapeuta ocupacional. Sin embargo, el logopeda también presenta un papel muy importante en la rehabilitación de esta dificultad, ya que es el terapeuta del lenguaje.

El trabajo del logopeda se centra principalmente en rehabilitar el sistema estomatognático a través de la Terapia Miofuncional.

Debemos tener en cuenta que, dependiendo del grado de afectación, puede haber dificultades en la percepción del mundo que los rodea, retrasando y/o alterando su desarrollo, no solo  motor sino también cognitivo.

Sin embargo, llevando a cabo una terapia logopédica y en algunas ocasiones valiéndonos de algún sistema de apoyo comunicativo, podrían llegar a emplear el lenguaje oral.

Es importante destacar que el Déficit de Integración Sensorial está presente en algunas patologías como en el TEA (Trastorno del Espectro Autista). Está demostrado que una intervención centrada en los problemas sensoriales mejora significativamente la atención, la comunicación y las estereotipias.

El logopeda trabaja de un modo integrador, atendiendo los problemas relacionados con la motricidad orofacial (su integración y funcionalidad) consiguiendo un correcto funcionamiento de la articulación y la fonación, y abordando las dificultades de adquisición del lenguaje.

Es habitual que los signos de un desarrollo sensorial inadecuado pasen desapercibidos debido a la sutileza y diversidad de sus síntomas, llegando a ser mal interpretados. Por tanto, teniendo en cuenta todo lo mencionado hasta ahora, es importante destacar que:

La detección precoz de un Déficit de Integración Sensorial es de vital importancia para prevenir repercusiones en el aprendizaje, en el lenguaje y por ende, en el normal desarrollo de la vida del niño/a.

El trabajo multidisciplinar y la coordinación entre todos los que trabajamos con un niño o niña, es fundamental para el correcto desarrollo del mismo, por lo que si tenemos un niño con DIS y trastorno de Lenguaje, sería ideal el trabajo entre terapeuta ocupacional y logopeda.


Bibliografía

– Bhatnagar, S.C., & Andy, O.J. (1997). Neurociencia para el estudio de las alteraciones de la comunicación. Ed; Barcelona.

– Bellefeuille, I.B. (2006). Un trastorno en el procesamiento sensorial es frecuentemente la causa de problemas de aprendizaje, conducta y coordinación motriz en niños. BOL PEDIATR, 46: 200-203.

– Echeverría-Palacio, C.M., Uscátegui-Daccarett, A., & Talero-Guitérrez, C. (2018). Auditory, visual and propioceptive integration as a substrate of language development. Revista de la facultad de medicina, 66(3), 469-475.

– Otero, B.A., Angarita, M.M., & Arias, P.Z. (2010). Percepción de terapeutas ocupacionales sobre el lenguaje y la comunicación d ellos niños con déficit de integración sensorial. Revista de la facultad de medicina, 58(4), 263-271.

– Potalajko, H.J., Law, M., Miller, J., Schaffer, R., & Macnab, J. (1991). The effect of a sensory integration program on academic achievement, motor performance, and self-esteem in childrem identified as learning disabled: Results of a clinical trial. The Occupational Therapy Journal of Research, 11(3), 155-176.

– Álvarez, B., Moreno, M., & Zea, P. (2010). Percepción de terapeutas ocupacionales sobre el lenguaje y la comunicación de los niños con déficit de integración sensorial.

– Erazo, O.A., (2016). La integración sensorial, concepto, dificultades y prevalencia. Revista de psicología GEPU, vol. 7.

– Echeverría, C.M., Uscátegui, A., & Talero, C. (2017). Auditory, visual and propioceptive integration as a substrate of language development.