Covid 19 y Logopedia

Durante el Estado de Alarma que hemos vivido este año, hemos aprendido a convivir con los cambios en las rutinas del día a día. La principal sin duda, evitar el contacto con las personas que queremos tal y como lo entendíamos hasta ahora, mantener la distancia social y hacer uso de las mascarillas.

En relación al uso de las mascarillas, queremos destacar que aparte de protegernos, conlleva en algunos casos consecuencias negativas: alteraciones en la piel, problemas de voz…

El hecho de llevar durante la jornada laboral la mascarilla no sólo nos protege de contagiar y/o ser contagiado, sino que provoca un sobreesfuerzo vocal que hace que en muchos casos aparezca una disfonía en principio funcional. Con el paso de los días esta disfonía por sobreesfuerzo, al acostumbrarnos y regularnos a la hora de hablar con la mascarilla puesta, debería desaparecer. Sin embargo son cada vez más los casos que nos llaman a consulta pidiendo cita o solicitando pautas para no hacerse daño, ya que algunos llegan a sentir “dolor” al hablar.

Cabe destacar la importancia de tener en cuenta que nunca debemos sentir dolor al hablar. En estos casos se aconseja directamente acudir al especialista en otorrinolaringología.

Por el contrario, si no existen antecedentes previos y la aparición de la disfonía se ha producido tras comenzar a usar la mascarilla regularmente, recomendamos tomar algunas sesiones en las que se puedan establecer pautas concretas que van en función de la profesión, horas que se están hablando…

No queremos alargar mucho este artículo ya que, aunque las consecuencias del Covid son muchas y requieren intervención logopédica en algunos casos con carácter urgente,  consideramos que lo más frecuente en estos momentos con personas que no han pasado la enfermedad ni han estado hospitalizadas en UCI, son fácilmente tratables.

Por ello deben saber que tras empezar a usar la mascarilla regularmente: 

No es normal tener disfonía persistente.

Si va más allá de una semana debe acudir al especialista.

Si duele al hablar, no dude en acudir al otorrinolaringólogo.

Es fundamental la hifratación (al menos 2 litros de agua al día).

Evitar caramelos y chicles de menta, miel, … así como productos que aunque se consideren naturales, no hidratan las cuerdas, ya que, finalmente afectan a la muscosa que las cubre, dando la sensación de frescor y alivio.

Les facilitamos el acceso al artículo sobre los mitos de la voz, que pueden servir de ayuda y recuerden: “El logopeda especializado en patología vocal es quien mejor puede asesorarle sobre los pasos a seguir para evitar que la disfonía provoque patología vocal”.

Mª Macarena Álvarez Hdez.

Directora del CLPMA

Logopeda-Psicóloga-Maestra

Especialista en Terapia Vocal (Método PROEL)