Enfermedades neurodegenerativas

 

ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS. IMPORTANCIA DE LA INTERVENCIÓN EN ETAPAS INCIALES.

 

Entendemos por enfermedades neurodegenerativas aquellas afectaciones crónicas provocadas por la muerte progresiva de neuronas en nuestro cerebro. Normalmente esta pérdida de neuronas es irreversible, es decir, no se reproducen ni se reemplazan, por lo que el organismo no puede sustituirlas por otras. En función del tipo de degeneración y la zona en la que ésta se produzca, la afectación puede ser de tipo cognitiva, motora e incluso ambas, alterando distintas funciones y habilidades.

Con respecto a la causa que las provoca, aún es desconocida. Mientras que muchos las asocian a un factor hereditario, gran parte de la investigación apunta a que podrían estar relacionadas con factores ambientales (pesticidas, químicos…), enfermedades víricas, traumatismos, alteraciones en el sistema inmune o inclusocon el consumo de drogas.

En la actualidad, sabemos que las enfermedades neurodegenerativas son la causa más frecuente de discapacidad, ya que la pérdida progresiva de las capacidades físicas y/o mentales va a suponer muchas veces una limitación en las diferentes funciones y actividades de la vida diaria, requiriendo en la mayoría de los casos soporte externo, ayudas sociosanitarias y económicas en algún momento de su vida.

En general, existen muchos tipos de trastornos degenerativos, sin embargo, las demencias y las enfermedades neuromusculares suelen ser las más conocidas y frecuentes. Algunos de los ejemplos más comunes podrían ser:

 

Enfermedad de Alzheimer y otras demencias
  Enfermedad de Parkinson y Parkinsonismos
Enfermedades de la motoneurona (ELA, AME…)
Enfermedad de Huntington
Distrofias musculares (Duchenne, Becker…)

 

Con respecto al tratamiento, ninguna de ellas tiene aún una cura conocida, por lo que dependen en gran medida de tratamientos farmacológicos y no farmacológicos.

Muchos de los afectados (o incluso su entorno) podrían llegar a pensar que debido al factor irreversible de estas enfermedades, no tiene demasiado sentido llevar a cabo terapias no farmacológicas o también llamadas terapias blandas, como podría ser la terapia logopédica.

Pero nada más lejos de la realidad. Un diagnóstico precoz, junto con un inicio terapéutico temprano puede asegurar mucho éxito. Si bien estas terapias no conseguirán curar, sí que podrán frenar en gran medida los síntomas y dotar al pacientes de numerosas estrategias para enfrentarse a las diferentes barreras que encontrarán en su día a día. Asimismo podrán mantener la calidad de vida por más tiempo.

A nivel logopédico, podemos decir que la sintomatología en cada uno de estos pacientes es diversa. A pesar de padecer la misma enfermedad, nunca encontraremos dos pacientes iguales, por lo que es importante llevar a cabo un plan de intervención individualizado.

Sin embargo a grandes rasgos, podríamos decir que en un alto porcentaje de casos los pacientes con enfermedades neurodegenerativas presentan afectación en las diferentes áreas:

 

Respiración   
Masticación y deglución
Voz
Habla
Alteraciones orofaciales
Lenguaje
Lectura y Escritura

 

 

Por tanto una vez recibido el diagnóstico, destacamos la importancia de solicitar una valoración logopédica específica, lo que le permitirá al paciente iniciar un programa de intervención adaptado a sus necesidades y recibir toda la información necesaria tanto para si mismo como para la familia, sobre la sintomatología que ya padece o que podrá aparecer en el transcurso de la enfermedad.

El día a día con nuestros pacientes nos ha enseñado que, la combinación de los tratamientos farmacológicos con las terapias adecuadas y otros factores como una dieta equilibrada, ejercicio físico diario, una buena higiene de sueño o una vida social activa, es la receta perfecta para poder superar el día a día con una enfermedad neurodegenerativa.

Y por supuesto, como ya venimos defendiendo en anteriores publicaciones, nuestra línea de trabajo se basa en la importancia de los tratamientos interdisciplinares, coordinados entre una gran red de profesionales (neurólogos, neuropsicólogos, cardiólogos, nutricionistas, fisioterapeutas, T.O. otorrinolaringólogo, odontólogos, etc.), siendo en estos casos más importante que nunca.

 

RECUERDEN: ATENCIÓN TEMPRANA = RETARDO EN LA APARICIÓN Y AVANCE DE LOS SÍNTOMAS.

 

 


 

Yanira Cabrera Rodríguez

Logopeda Especialista del CLPMA